Al parecer, Ames, de 23 años, padecía de depresión y personas cercanas a la estrella del porno dicen que pudo haberse quitado la vida, según informó el diario Hollywood Life. Además, el bullying online del que fue víctima también pudo haberla afectado.

El pasado 2 de diciembre, la actriz se quejó en Twitter por tener que grabar una escena con un actor que había trabajado en porno gay y por esto rechazó trabajar con él. La mujer recibió una catarata de críticas en las que la señalaban como homófoba.

“¡No tengo de qué disculparme! ¿Disculparme por tomar precauciones para que mi cuerpo permanezca a salvo? Jódanse todos los que me atacan cuando mis intenciones nunca fueron malas. ¡Yo amo a la comunidad gay! Yo escojo quien está en mi cuerpo. No hay odio!”, escribió Ames en Twitter.