“Eso me desconcentró mucho, mi peor pesadilla ocurrió en los Juegos Olímpicos”, lamentó la atleta francesa en conferencia de prensa, recordando el incidente con su vestido que dejó al descubierto uno de sus senos.

“Ocurrió en los primeros segundos del programa, me dije que no tenía opción, que había que seguir, eso es lo que hicimos”, cuenta. “Podemos estar orgullosos de nosotros mismos porque fuimos capaces de realizar una gran actuación a pesar de lo que ocurrió”.

“Me di cuenta enseguida y recé”, afirmó la patinadora entre los aplausos de la sala de prensa. “Es frustrante perder unos puntos a causa de un problema con la vestimenta, no es algo que se entrene, pero estoy orgullosa de que hayamos logrado hacer así el programa con esta dificultad”, concluyó.