En la guerra entre humanos y osos, este pueblo rumano ha escogido la convivencia

Loading

Por Lola García-Ajofrín (Baile Tusnad. Rumanía)
03/12/2023 – 05:00
EC EXCLUSIVO
Artículo solo para suscriptores
En un bar con bolera en un pueblo llamado Baile Tusnad, una pareja está comiendo un guiso de goulash y una cerveza. Junto a la ventana, un cartel alerta: «Atentie, gard electric» («Atención, cerca electrificada»). Esta imagen se repite por todo el municipio rumano. Las puertas de las viviendas, los contenedores y las iglesias. Casi todo está protegido por estas vallas. «Hace tres o cuatro años, un oso adulto y tres cachorros entraron en mi casa. Hicieron algunos destrozos», explica Joseph, un vecino. Esta ciudad de 1.600 habitantes, la menor de Rumanía y resort turístico con gran tránsito de visitantes, fue construida justo en el corredor verde entre dos macizos, en una zona con una alta densidad de osos. Su lugar estratégico, sumado a la huella de turistas y vecinos, ha favorecido históricamente la interacción entre humanos y estos animales. Los cubos de basura, las mascotas y los árboles frutales se convirtieron en un reclamo para estos grandes mamíferos, que, en vez de sortear el pueblo, empezaron a ser frecuentes en sus calles. En una tienda de alimentación junto al Hostal Lala, donde los hombres de la zona se reúnen para beber, un vecino afirma que antes había muchos problemas con los osos, «pero ya no». Los incidentes se han reducido en los últimos dos años y este municipio es hoy conocido como una «comunidad inteligente» por su gestión del conflicto humanos-osos. «Históricamente, hemos tenido grandes problemas con los osos que venían al pueblo y, los turistas tenían miedo», asegura Ákos Molnár, presidente de la Asociación de Turismo de Baile Tusnad, que dice que cuando alguien veía un oso, avisaba a emergencias, y sonaba una alerta en todos los teléfonos localizados en la zona. «Los turistas se despertaban en medio de la noche asustados».

El primer paso que se tomó para atajar el problema, explica Ákos, fue la instalación de cercas eléctricas para evitar que los osos entraran en las propiedades de los vecinos. También se protegieron los contenedores de basura. Pero esta medida no fue suficiente y «los osos seguían viniendo al pueblo». La solución definitiva estuvo marcada por las elecciones municipales de 2020. En Baile Tusnad salió elegido un alcalde independiente y, según el ecologista y biólogo Imecs Istvan, de la Organización Accent GeoEcological, eso fue clave para abordar el problema de otra manera. «Porque el alcalde dijo que no lo sabía todo sobre la gestión de osos y que necesitaba expertos». Con ayuda de la Orden 81, se fomentó la creación de equipos de intervención.

En febrero de 2021, se creó un grupo de trabajo con biólogos, ecologistas y expertos en osos, que colabora con el ayuntamiento para facilitar la convivencia entre osos y humanos. «Cuando hablamos de convivencia, significa que hay reglas escritas y no escritas», que hacen que los implicados —osos y humanos— «puedan estar presente en tiempo y espacio sin entrar en conflicto», explica Istvan, que coordina uno de estos grupos locales. Una de las primeras acciones del equipo de expertos fue supervisar el estado de las 400 cercas eléctricas que hay activas en la ciudad; una actividad que continúan haciendo cada verano. «Hay muchos tipos de cercas, que habían recibido los vecinos por distintas vías y no todas son útiles para los osos ni estaban bien utilizadas», explica Lászlo Gál, un ecologista, que se ocupa del trabajo de campo del grupo. Él, a su vez, mapeó los contenedores de la ciudad, con el objetivo de estudiar el número, su estado y uso, para luchar contra el principal reclamo para los osos: la comida. Gal sostiene que el oso es una criatura particular. «En la nomenclatura científica se encuentra entre los grandes carnívoros, pero en realidad pasta como una vaca y come más fruta que carne», explica en su investigación Mapeo y evaluación de las papeleras y contenedores de basura en la localidad de Baile Tusnad, donde detalla que la dieta de los osos de la zona se basa sobre todo en plantas (40.31%), manzanas y ciruelas (17%) y trigo (14%), mientras que la carne procedente de cadáveres encontrados y la caza se limita a un escaso 2.49%.      seguir leyendo >>>>>

About MillonariaFm

Foto del avatar
La música es mi vida... 24 horas con mas variedad #Radio#musical #entretenimiento #merengue #salsa #Bachata y algo más. Desde new york para el mundo..

Compruebe también

Cuándo es la “Luna de nieve” y cómo poder verla desde Nueva York

Increíblemente, en un abrir y cerrar de ojos, febrero, el segundo mes del año, está …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.