Inicio / Noticias / EEUU: incauta extensiones de cabello humano importadas de China

EEUU: incauta extensiones de cabello humano importadas de China

Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza en Nueva York confiscaron el miércoles un envío de tejidos y otros accesorios de belleza hechos con cabello humano que habría sido tomado de personas retenidas dentro de un campo de internamiento en China.

La agencia federal reveló que se incautaron 13 toneladas de productos de cabello humano por un valor estimado de $ 800,000.

“La producción de estos bienes constituye una violación muy grave de los derechos humanos. La orden de incautación tiene como propósito enviar el mensaje claro y directo a todas las entidades que buscan hacer negocios con los Estados Unidos de que las prácticas ilícitas e inhumanas no serán toleradas en las cadenas de suministros de los Estados Unido”, dijo Brenda Smith, comisionada ejecutiva asistente de la Oficina de Comercio de la CBP.

Es la segunda vez este año que la CBP confisca productos de cabello humano importados de China debido a sospechas de que provienen de personas que sufre la violación de sus derechos humanos.

Rushan Abbas, un activista uigur estadounidense cuya hermana, una doctora, desapareció en China hace casi dos años y se cree que fue apresada en un campo de internamiento, dijo que las mujeres que usan tejidos para el cabello deberían pensar de dónde provienen y en quién podría estar haciéndolos.

“Esto es muy desgarrador para nosotros”, dijo. “Quiero que la gente piense en la esclavitud que la gente está experimentando hoy. ¿Mi hermana está sentada en algún lugar obligada a hacer qué, peinados?”, expresó.

La empresa Lop County Meixin Hair Product Co. Ltd. es la responsable del envío del producto confiscado. En mayo, la empresa Hetian Haolin Hair Accessories Co. Ltd. fue objeto de otro decomiso, aunque esos tejidos eran sintéticos, no humanos, dijo la agencia.

Los productos de Hetian Haolin fueron importados por Os Hair en Duluth, Georgia, e I & I Hair, con sede en Dallas. Los tejidos de I&I se venden bajo la marca Innocence a salones e individuos en toda la nación.

Ambos exportadores se encuentran en la región de Xinjiang, en el extremo oeste de China, donde, en los últimos cuatro años, el Gobierno ha detenido a un millón o más de minorías étnicas turcas.

Las minorías étnicas se encuentran recluidas en campos de internamiento y cárceles donde son sometidas a disciplina ideológica, obligadas a denunciar su religión e idioma y sufren abusos físicos. China estima que los uigures, en su mayoría musulmanes, albergan tendencias separatistas debido a su cultura, idioma y religión distintos.

Los informes de la AP y otras organizaciones de noticias han encontrado en repetidas ocasiones que las personas dentro de los campos de internamiento y las cárceles, que los activistas llaman “fábricas negras”, son obligados a fabricar ropa deportiva y otras prendas para marcas populares de Estados Unidos.

La AP intentó visitar Hetian Haolin Hair Accessories Co. hace más de un año durante una investigación sobre trabajos forzados dentro de los campos, pero la policía llamó al taxista para que llevara a los periodistas de AP lejos del área. Al conductor se le ordenó que volviera y advirtió que se estaban rastreando las coordenadas del taxi.

Desde la carretera, los periodistas observaron que la fábrica, coronada con la leyenda “Accesorios para el cabello Haolin” en grandes letras rojas, estaba rodeada de cercas de alambre de púas y cámaras de vigilancia, y la entrada estaba bloqueada por la policía con casco. Al otro lado de la calle, en lo que parecía ser una instalación educativa se podían leer lemas políticos como “el país tiene poder”, además de que instaban a la gente a obedecer al Partido Comunista.

La AP no pudo confirmar si la fábrica es parte de un centro de detención, pero los exdetenidos en otras partes de Xinjiang han descrito que fueron trasladados a trabajar en recintos cercados y vigilados durante el día y llevados de regreso a campos de concentración por la noche.

El Ministerio de Asuntos de China dijo que no hay trabajo forzado ni detención de minorías étnicas.

“Esperamos que ciertas personas en los Estados Unidos puedan quitarse los anteojos polarizados, comprender correctamente y ver de manera objetiva y racional la cooperación económica y comercial normal entre las empresas chinas y estadounidenses”, dijo el ministerio en un comunicado.

En diciembre pasado, las autoridades de Xinjiang anunciaron que los campamentos habían cerrado y que todos los detenidos se habían “graduado”, una afirmación difícil de corroborar de forma independiente dada la estricta vigilancia y las restricciones para informar en la región. Algunos uigures y kazajos le dijeron a AP que sus familiares fueron liberados, pero muchos otros dicen que sus seres queridos permanecen detenidos, fueron condenados a prisión o transferidos a trabajos forzados en fábricas.

Si bien los aranceles y los embargos por cuestiones políticas son bastante comunes, es extremadamente raro que el gobierno de EE. UU. Bloquee las importaciones producidas por el trabajo forzado.

La Ley de Aranceles de 1930 prohibió esas importaciones, pero el Gobierno solo ha aplicado la ley 54 veces en los últimos 90 años. La mayoría de esas prohibiciones, el 75%, bloquearon los productos de China, y la aplicación se ha incrementado desde que el entonces presidente Barack Obama fortaleció la ley.

Fuente: Telemundo47

About MillonariaFm

Compruebe también

Iglesia condena PN haga pasar a oficial por sacerdote para ejecutar secuestrador; curas reaccionan airados

Varios sacerdotes consultados esta noche por El Nuevo Diario reaccionaron airados y descargaron fuertes críticas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: