Inicio / Salud / Bicarbonato de sodio para curar sequedad y agrietamiento de los pies

Bicarbonato de sodio para curar sequedad y agrietamiento de los pies

Los pies secos, agrietados y con callos son sumamente molestos y poco estéticos, pero lo cierto es que la mayoría de las veces llegan a esos niveles por falta de atención.

Es normal: estamos ocupados, tenemos muchas cosas que hacer, y priorizamos, quizá, cuidar del rostro o de las manos, y al final nunca tenemos tiempo para cuidar de los pies. El calor, el polvo, y las toxinas pueden empeorar el estado de la piel de esta zona.

Si no se le presta atención, se puede llegar a tener muy mal aspecto, además de que puede empezar a provocar otros malestares: picazón o ardor.

Por eso, más vale prevenir que curar, y cuidar un poco de nuestros pies. Después de todos, son los que nos sostienen todo el día, y nos llevan hacia todos lados.

Con este remedio natural, podrás cuidar de tus pies con mínimo esfuerzo, sólo 2 veces al mes. Además de hacerlos verse bien, disfrutarás del proceso: notarás el cambio enseguida

Te proponemos un baño de pies a base de agua y bicarbonato de sodio.

Necesitarás:

Un cubo lleno de agua caliente donde quepan tus pies sumergidos.
3 cucharadas de bicarbonato de sodio
Una piedra pómez (si no tienes puede ser una esponja o un cepillo)
Crema hidratante
Aceite de lavanda (opcional)

Preparación:

Para prepararlo, vierte el bicarbonato en el cubo de agua, hasta que se disuelva por completo. Si quieres darle un toque extra-relajante, agrega unas gotas de aceite de lavanda ¡Te sentirás en un spa!

Pon tus pies en el cubo, y déjalos ahí por 15 o 20 minutos. Puede ser un buen momento para mirar un poco de televisión o leer un buen libro: aprovecha el momento para hacer algo que te guste y descansar un poco.

Pasados esos minutos, usa la piedra pomez o el elemento que tengas para frotar la parte inferior de los pies.

Luego, aplica en los pies una crema hidratante o aceite de coco.

Finalmente, ponte unos calcetines para sellar la humedad dentro. Si haces este proceso antes de acostarte, no te quites los calcetines para dormir.

Si los pies están demasiado castigados, al principio puedes repetir el proceso una o dos veces por semana.

Pero una vez que notes la mejoría, puedes empezar a hacerlo 1 vez cada 15 días. Como ves, se trata de un proceso que lleva un esfuerzo mínimo, pero trae cambios muy notorios.

Fuente: bioguia

About MillonariaFm

Compruebe también

Cuatro alcaldes de NJ plantean posibles cierres si las medidas para frenar el COVID-19 no funcionan

Lo que debes saber Nueva Jersey alcanzó un récord de casos de COVID-19 en un …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: